Lámparas con RUIDO BLANCO

¿Qué es el ruido blanco?

El ruido blanco es un sonido constante que impide que otros sonidos y ruidos destaquen por encima de él.

Contiene todas las frecuencias audibles por el oído humano, de manera que su presencia es capaz de enmascarar la percepción de cualquier otro sonido.

El ruido blanco es muy similar al que se oye cuando un canal de televisión no está sintonizado y aparece una imagen de blancos, negros y grises con un ruido

de fondo, constante, monocorde, sin altos ni bajos. Eso es el ruido blanco, la amalgama de todas las frecuencias auditivas posibles.

También el sonido que emiten algunos electrodomésticos, como los aires acondicionados o algunos hornos, pero el sonido no es en ese caso tan puro como el que emite el televisor no sintonizado.

Podemos conseguir acercarnos al ruido blanco “verdadero” con ruidos/sonidos constantes que no dejan que se escuchen (o mitigan) otros, y cuyas ondas sonoras son capaces de sumirnos en un entorno de calma.

Es el caso de los sonidos de algunos electrodomésticos en marcha (lavadora, secador de pelo…), la televisión cuando no está bien sintonizada, o también podría ser un ventilador, la campana extractora de la cocina… El efecto auditivo que producen estos aparatos no sería, de una forma rigurosa, ruido blanco, pero se acerca y su efecto se ha visto que tiene beneficios a diferentes niveles, como veremos.

LO QUE DEBES SABER…
  • El ruido blanco es un sonido constante que impide que otros sonidos y ruidos destaquen por encima de él. De ahí que muchos padres lo utilicen para calmar a los bebés (poniéndoles cerca de la lavadora o secadora…)
  • Se ha comprobado que a ciertas personas el uso de ruido blanco a bajo volumen durante la noche les permite conciliar el sueño.
  • También se ha empleado para mejorar la sensibilidad auditiva de quienes padecen de acúfenos o tinnitus (pitidos o silbidos de bajo volumen constantes y que pueden llegar a ser muy molestos).

 

¿Qué ventajas tiene el ruido blanco?

Como hemos dicho, contiene todas las frecuencias que el oído humano puede percibir, de manera que puede enmascarar la percepción auditiva y cerebral de otros sonidos. Por esto mismo se ha comprobado que a ciertas personas el uso de ruido blanco a bajo volumen durante la noche les permite conciliar el sueño.

Al oír el ruido blanco y relajarse, el oído y la corteza cerebral auditiva quedan saturados, de manera que el resto de percepciones sonoras, a menos que sean de elevado volumen, no pueden traspasar estar barrera auditiva constante. El oído los percibe, por supuesto, pero quedan incluidos en el conjunto de frecuencias que conforman el ruido blanco.

Se ha visto que tiene un efecto relajante, sobre todo en los bebés, por eso lo utilizan muchos padres para tranquilizarles o intentar que se duerman, si otras estrategias no han surtido efecto.

El uso de ruido blanco al ir a dormir permite enmascarar estos sonidos molestos que se perciben en el oído sin que haya una causa externa que los produzca. De hecho, con el silencio de la noche estos tinnitus se hacen más evidentes, de manera que el ruido blanco puede mitigarlos y permitir que las personas puedan dormir.

Pese a todo, cabe decir que no se han realizado grandes estudios sobre el efecto del ruido blanco para el tratamiento del insomnio o los acúfenos.

 

Fuente:

Dr. David Cañadas Bustos

Especialista en Medicina General
Médico consultor de Advance Medical

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *